Pastel de macarrones

DificultadPrincipiante

Hemos hecho ya numerosas referencias a la pasta como una de las excelencias de la gastronomía mediterránea más expandidas en todo el mundo y a la vez más regionales. Justamente es en esa dualidad donde reside la dificultad de asignar su origen a una u otra cultura, pero ese tampoco es nuestro propósito. Después de haber descartado varias explicaciones que atribuyen a Marco Polo la introducción de los spaguettis o los fideos a raíz de uno de sus viajes a China, también parece acertado mencionar la implicación de los árabes que por su parte debieron participar en la expansión de este producto a lo largo del arco mediterráneo. Pero indudablemente, una de las versiones más fehacientes sobre la procedencia de la pasta es la que se sitúa en la cuenca norte del Mediterráneo, donde etruscos, antiguos griegos, romanos y posteriormente italianos poseen una interminable lista de vinculaciones con este estimado alimento. Se cuenta que cuando los griegos fundaron Nápoles, los nativos que allí vivían ya elaboraban una pasta de harina a la que llamaron “makaria” o “makários”. También se dice que el emperador romano Cicerón era un declarado amante de las “laganum”, unas tiras de pasta larga que más tarde populizaría el famoso chef romano Apicius. Y es que probablemente la pasta en la época antigua debía estar a la orden del día de la que fuera la oferta de la gastronomía clásica, pues todos ellos centraban la base de su alimentación en un abundante consumo de cereales, que por otro lado debía originar todo tipo de ingeniosas recetas y preparaciones. Encontrarás en este pastel de macarrones griego uno de los ejemplos más típicos de la muestra de la originalidad y el buen gusto.

Rendimiento4 Raciones
Prep Tiempo40 minsTiempo de cocinado1 hr 35 minsTiempo total2 hrs 15 mins
 240 g macarrones
 500 g carne picada de ternera o cordero
 1 cebolla mediana
 2 tomates medianos
 2 cucharada salsa de tomate
 50 g queso parmesano rallado
 3 huevos
 2 cucharada pan rallado
 3 cucharada aceite de oliva
 Una pizca de nuez moscada
 pimienta
 sal
 125 ml agua
Para la salsa bechamel
 50 g mantequilla
 50 g harina
 1 leche
 una pizca de nuez moscada
 pimienta
 sal
1

Pele y pique la cebolla. Practique un corte en cruz en la base de los tomates, escáldelos durante 2 minutos en una cacerola con agua hirviendo, pélelos y píquelos.

2

Rehogue la cebolla a fuego lento en una sartén con el aceite durante 8 minutos. Añada el tomate y la carne picada y deje cocer 5 minutos más. Trascurrido este tiempo, agregue la salsa de tomate, salpimiente y cubra con 125ml de agua. Tape la sartén y deje cocer a fuego muy lento durante 30 minutos

3

Cueza los macarrones durante 8 minutos en una cacerola con abundante agua hirviendo con sal. Escúrralos y mézclelos con la salsa preparada y la mitad del queso parmesano rallado.

4

Bata los huevos con una pizca de sal y nuez moscada. Mézclelos con la salsa bechamel y reserve. Precaliente el horno a 220ºC. Espolvoree una fuente honda de hornear con pan rallado y vierta los macarrones. Cúbralos con la salsa bechamel y espolvoréelos por encima con el queso parmesano restante. Hornee a 200ºC durante 30 minutos, hasta que la superficie de los macarrones esté bien gratinada y sírvalos de inmediato.

Categoría

Para preparar la salsa bechamel, derrita en una cacerola 50g de mantequilla y agregue 50g de harina. Dórela ligeramente a fuego suave y añada 1l de leche caliente poco a poco, removiendo sin parar. Deje cocer a fuego suave durante 5 minutos sin dejar de remover y condimente con una pizca de sal, de pimienta y de nuez moscada rallada.

Ingredientes

 240 g macarrones
 500 g carne picada de ternera o cordero
 1 cebolla mediana
 2 tomates medianos
 2 cucharada salsa de tomate
 50 g queso parmesano rallado
 3 huevos
 2 cucharada pan rallado
 3 cucharada aceite de oliva
 Una pizca de nuez moscada
 pimienta
 sal
 125 ml agua
Para la salsa bechamel
 50 g mantequilla
 50 g harina
 1 leche
 una pizca de nuez moscada
 pimienta
 sal

Instrucciones

1

Pele y pique la cebolla. Practique un corte en cruz en la base de los tomates, escáldelos durante 2 minutos en una cacerola con agua hirviendo, pélelos y píquelos.

2

Rehogue la cebolla a fuego lento en una sartén con el aceite durante 8 minutos. Añada el tomate y la carne picada y deje cocer 5 minutos más. Trascurrido este tiempo, agregue la salsa de tomate, salpimiente y cubra con 125ml de agua. Tape la sartén y deje cocer a fuego muy lento durante 30 minutos

3

Cueza los macarrones durante 8 minutos en una cacerola con abundante agua hirviendo con sal. Escúrralos y mézclelos con la salsa preparada y la mitad del queso parmesano rallado.

4

Bata los huevos con una pizca de sal y nuez moscada. Mézclelos con la salsa bechamel y reserve. Precaliente el horno a 220ºC. Espolvoree una fuente honda de hornear con pan rallado y vierta los macarrones. Cúbralos con la salsa bechamel y espolvoréelos por encima con el queso parmesano restante. Hornee a 200ºC durante 30 minutos, hasta que la superficie de los macarrones esté bien gratinada y sírvalos de inmediato.

Pastel de macarrones

Usamos cookies. Esta configuración es obligatoria para usar nuestro sitio web. Después de tu aprobación, esto nos ayuda a mostrarte el idioma correcto. También analizamos tu comportamiento de navegación de forma anónima con Google Analytics. Puedes consultar nuestra política de privacidad aquí.