Ensalada de rúcula con queso de cabra, membrillo y nueces

By 25 enero, 2016 febrero 1st, 2016 RECETAS
DificultadPrincipiante

Aunque quisiéramos dedicarnos a profundizar en cada uno de los ingredientes de esta receta semanal, nos fijaremos en las nueces “persas” y su recorrido histórico y cultural. Su bagaje a través de distintas civilizaciones clásicas le otorga un elevado reconocimiento por sus propiedades medicinales y su consistencia como producto alimenticio. Los griegos la asemejaban a otras variedades de frutos secos como la castaña y la avellana, utilizándola, sobre todo, con fines medicinales y cosméticos. Pues de ella sacaban tintes para el pelo y también la ropa. Los romanos, por su parte, la ofrecían en cualquier presentación de postre que se preciara y la idealizaron como símbolo de la fertilidad y la unión matrimonial, identificándola como alimento predilecto del Olimpo de los dioses. Ya en épocas tempranas se le atribuía la facultad de ser muy buena para la memoria, siendo en la época medieval cuando pudieron surgir algunas corrientes filosóficas y de dudosa profesión que otorgaban a la nuez el poder de curar las enfermedades mentales. Aunque la nuez “persa” tradicional que se consume en Europa también se pueda denominar nuez “inglesa” está no fue popular en Inglaterra hasta después de la Primera Guerra Mundial, por allá los años veinte. De la mano de ingleses, llegarían a California donde se adaptarían a las condiciones ambientales proporcionando así una gran producción de nueces. Cabe decir, que antes de esta empresa, los indios americanos nativos ya tenían una nuez autóctona que es reconocida en la actualidad como la nuez “negra”: “Juglans nigra”.

Rendimiento1 Raciones
Prep Tiempo20 mins
 320 grs rúcula
 1 cebolleta
 150 grs queso de cabra curado
 100 grs nueces
 60 ml aceite de oliva virgen
 20 ml vinagre balsámico de Módena
 1 pizca de sal
 pimienta
1

Lavar la rúcula sumergiéndola en agua fría durante unos minutos. Escurrir bien. Limpiar la cebolleta retirando la primera capa, las raíces y las puntas muy verdes, y cortar en juliana fina. Cortar el queso en virutas utilizando un pelador. Cortar el membrillo en daditos.

2

Preparar la vinagreta, mezclando el aceite de oliva virgen con el vinagre balsámico de Módena y una pizca de sal yodada y pimienta.

3

Mezclar la rúcula y la cebolleta con la vinagreta en un bol para que se impregne bien. Repartir en los platos añadiendo los daditos de membrillo, las nueces y las virutas de queso.

Categoría

Fuente: Nueces de California, www.nuecesdecalifornia.com.

Ingredientes

 320 grs rúcula
 1 cebolleta
 150 grs queso de cabra curado
 100 grs nueces
 60 ml aceite de oliva virgen
 20 ml vinagre balsámico de Módena
 1 pizca de sal
 pimienta

Instrucciones

1

Lavar la rúcula sumergiéndola en agua fría durante unos minutos. Escurrir bien. Limpiar la cebolleta retirando la primera capa, las raíces y las puntas muy verdes, y cortar en juliana fina. Cortar el queso en virutas utilizando un pelador. Cortar el membrillo en daditos.

2

Preparar la vinagreta, mezclando el aceite de oliva virgen con el vinagre balsámico de Módena y una pizca de sal yodada y pimienta.

3

Mezclar la rúcula y la cebolleta con la vinagreta en un bol para que se impregne bien. Repartir en los platos añadiendo los daditos de membrillo, las nueces y las virutas de queso.

Ensalada de rúcula con queso de cabra, membrillo y nueces

Usamos cookies. Esta configuración es obligatoria para usar nuestro sitio web. Después de tu aprobación, esto nos ayuda a mostrarte el idioma correcto. También analizamos tu comportamiento de navegación de forma anónima con Google Analytics. Puedes consultar nuestra política de privacidad aquí.