Sopa de verduras

DificultadPrincipiante

Bien sabido es que la antigua comida egipcia constituye una de las bases históricas de la Dieta Mediterránea. Pues no sólo gozaba de la rica oferta que le procuraban las tierras del Nilo, sino que los egipcios producían con esfuerzo y tesón diferentes alimentos que combinados representaban a la perfección la base equilibrada de lo que se considera una alimentación sana. Por eso tenían una gran dependencia de frutas, legumbres y verduras terrestres y también acuáticas. Desde luego, algunas de las que aparecen en esta suculenta sopa ya eran enormemente queridas y codiciadas en el Antiguo Egipto. Se trata del puerro y el ajo, pero también del calabacín. Existen numerosas evidencias arqueológicas que atestiguan la influencia del ajo como producto básico en el régimen alimentario de los egipcios. De hecho, se sabe que no sólo los faraones lo utilizaban para alejar la fuerza negativa de los malos espíritus, sino que se cree que fue a base de ajo, rábanos y cebollas que los obreros construyeron las fastuosas e increíbles pirámides, tumbas de reyes. Su importancia como alimento fortificador y milagroso era indudable. Pero es que dejando aparte las cebollas y los rábanos, también los puerros pertenecientes a la misma familia de verduras eran consumidos habitualmente. Posiblemente estos primeros se comieran crudos acompañando el pan o con algún que otro condimento, mientras que el calabacín, por su parte, podía formar parte (junto con la calabaza) de cocidos y asados variados. Esta sopa sencilla es sólo la extensión de un prototipo culinario que muy bien podría ser heredado de aquellos antiguos mediterráneos.

Rendimiento4 Raciones
Prep Tiempo20 minsTiempo de cocinado35 minsTiempo total55 mins
 1 caldo de pollo
 3 patatas medianas
 2 calabacines medianos
 2 puerros
 1 trocito de apio con hojas
 2 dientes de ajo
 El zumo de un limón
 1 cucharada menta fresca
 1 tsp azúcar
 pimienta blanca molida
 sal
1

Pele las patatas, enjuáguelas y trocéelas. Lave los calabacines y córtelos en rodajas, sin pelarlos.

2

Retire los filamentos y las hojas verdes de los puerros, córtelos en rodajas, lávelos y escúrralos. Trocee el apio. Pele y pique los dientes de ajo.

3

Lleve el caldo a ebullición en una cacerola y agregue las patatas, los puerros, el apio, los ajos, sal y una pizca de pimienta blanca molida.

4

Añada el zumo de limón y el azúcar y cueza el caldo a fuego lento durante 20 minutos aproximadamente.

5

Agregue los calabacines y la menta y cueza durante 15 minutos más.

6

Sirva la sopa bien caliente.

Categoría

Ingredientes

 1 caldo de pollo
 3 patatas medianas
 2 calabacines medianos
 2 puerros
 1 trocito de apio con hojas
 2 dientes de ajo
 El zumo de un limón
 1 cucharada menta fresca
 1 tsp azúcar
 pimienta blanca molida
 sal

Instrucciones

1

Pele las patatas, enjuáguelas y trocéelas. Lave los calabacines y córtelos en rodajas, sin pelarlos.

2

Retire los filamentos y las hojas verdes de los puerros, córtelos en rodajas, lávelos y escúrralos. Trocee el apio. Pele y pique los dientes de ajo.

3

Lleve el caldo a ebullición en una cacerola y agregue las patatas, los puerros, el apio, los ajos, sal y una pizca de pimienta blanca molida.

4

Añada el zumo de limón y el azúcar y cueza el caldo a fuego lento durante 20 minutos aproximadamente.

5

Agregue los calabacines y la menta y cueza durante 15 minutos más.

6

Sirva la sopa bien caliente.

Sopa de verduras
Coca de nueces y anís
Siguiente entrada del blog

Usamos cookies. Esta configuración es obligatoria para usar nuestro sitio web. Después de tu aprobación, esto nos ayuda a mostrarte el idioma correcto. También analizamos tu comportamiento de navegación de forma anónima con Google Analytics. Puedes consultar nuestra política de privacidad aquí.