Alimentos: queso

Empanadillas de queso

Ensalada de rúcula con queso de cabra, membrillo y nueces

Aunque quisiéramos dedicarnos a profundizar en cada uno de los ingredientes de esta receta semanal, nos fijaremos en las nueces “persas” y su recorrido histórico y cultural. Su bagaje a través de distintas civilizaciones clásicas le otorga un elevado reconocimiento por sus propiedades medicinales y su consistencia como producto alimenticio. Los griegos la asemejaban a otras variedades de frutos secos como la castaña y la avellana, utilizándola, sobre todo, con fines medicinales y cosméticos. Pues de ella sacaban tintes para el pelo y también la ropa. Los romanos, por su parte, la ofrecían en cualquier presentación de postre que se preciara y la idealizaron como símbolo de la fertilidad y la unión matrimonial, identificándola como alimento predilecto del Olimpo de los dioses. Ya en épocas tempranas se le atribuía la facultad de ser muy buena para la memoria, siendo en la época medieval cuando pudieron surgir algunas corrientes filosóficas y de dudosa profesión que otorgaban a la nuez el poder de curar las enfermedades mentales. Aunque la nuez “persa” tradicional que se consume en Europa también se pueda denominar nuez “inglesa” está no fue popular en Inglaterra hasta después de la Primera Guerra Mundial, por allá los años veinte. De la mano de ingleses, llegarían a California donde se adaptarían a las condiciones ambientales proporcionando así una gran producción de nueces. Cabe decir, que antes de esta empresa, los indios americanos nativos ya tenían una nuez autóctona que es reconocida en la actualidad como la nuez “negra”: “Juglans nigra”.

Empanadillas de queso

La cocina turca es símbolo de refinamiento y exotismo. Pero eso no quita que sus elaboraciones den cuenta de las reminiscencias y aspectos tradicionales que demuestran su lejana impresión desde tiempos atrás. Como heredera de la historia del Mediterráneo y el rico aporte que le confiere una ubicación geográfica privilegiada en las puertas de Oriente, la gastronomía turca es madre de platos tan llamativos y ambivalentes como el Sigara Böregi. Uno de los preparados más típicos de su cultura alimentaria y también de otras zonas cercanas como los Balcanes. El Sigara Böregi, rollito delicado relleno de queso, carne o verduras, encuentra en este caso su razón de ser en la forma original que define el cigarrillo clásico. De ahí el nombre completo de este preparado que puede cambiar en función de variaciones técnicas como la forma, los métodos de cocción y los ingredientes o debido a variaciones relativas a su procedencia o acepción regional. Se puede freír, hornear, cocinar a la plancha o incluso hervir. Y tradicionalmente se dice que una mujer no está preparada para casarse si no domina el arte de hacer borek. Por su lado, la retrospectiva histórica también aporta interesantes propuestas sobre el parecido de un rollito venezolano llamado “tequeño” que guarda un loable parecido con la propuesta que presentamos hoy aquí. Algunos cuentan que ésta modalidad gastronómica amerindia se deriva de las influencias introducidas por los turcos otomanos que fueron condenados prisioneros en el Nuevo Mundo después de la famosa batalla de Lepanto en el 1571.